fbpx

Dr. Javier Arroyo Sebastián | Dr. Fernando Fernández López

PERIODONCIA

¿Buscas una clínica especializada en periodoncia o tratamiento de la Gingivitis? En Clínica dental Oralvium contamos con los mejores profesionales.

¿QUÉ ES LA GINGIVITIS?

La gingivitis es un tipo de enfermedad periodontal, que consiste en la inflamación e infección, y por tanto destrucción, de los tejidos de soporte de los dientes.

Esto puede abarcar los ligamentos periodontales, las encías y los alvéolos dentales (o el hueso alveolar).

Cuando aparece no es dolorosa. Sin embargo, si no se trata puede convertirse en periodontitis que afecta gravemente al hueso y dientes, y puede hacer que se muevan.

gingivitis

En el caso de la gingivitis será necesario o limpiar las bacterias que se hayan acumulado, eliminando la placa dental y el cálculo dental (conocido también como tártaro o sarro). Este tratamiento, denominado raspado o profilaxis profesional, lo realizan los profesionales odontológicos, como por ejemplo el higienista dental, dentistas o el periodoncista.

Consiste en una primera fase en la que se hace un estudio detallado en el que se miden varios parámetros como: sangrado, cúmulo de sarro, pérdida ósea y también se realizan una serie de raos X en cada cuadrante para controlar el avance de la enfermedad.

La segunda fase consta de una limpieza profunda, llamada “raspage”. En esta fase será necesario anestesiar la zona que se va a tratar para eliminar todo el cúmulo de sarro y bolsas periodontales (no visibles) que se encuentran debajo de la encía.

SÍNTOMAS

  • Úlceras bucales
  • Apariencia roja brillante o roja púrpura de las encías
  • Sangrado de las encías (aparición de sangre en el cepillo de dientes incluso con cepillado suave)
  • Encías inflamadas
  • Encías que son sensibles al tacto, pero indoloras.
  • Encías de aspecto brillante

CAUSAS

  • Mala higiene dental
  • Ciertas infecciones y enfermedades en todo el cuerpo (sistémicas)
  • Embarazo (los cambios hormonales pueden aumentar la sensibilidad de las encías)
  • Los bordes ásperos de las obturaciones, los dientes mal alineados, y la aparatología oral contaminada o mal colocada (como correctores dentales, prótesis, puentes y coronas)
  • Diabetes no controlada
  • Usar ciertos medicamentos como algunas píldoras anticonceptivas, fenitoína, o bismuto.